Semana de Oración para la Unidad de los Cristianos 2023

Haz el bien; busca la justicia
Is 1, 17

Con este lema estamos convocados, desde hoy hasta el próximo 25 de enero, todos los cristianos a orar por la tan deseada unidad, la que nos hará creíbles, discípulos de Jesús nuestro Señor.
Este año se nos va a insistir en la lucha unidos por el bien del prójimo, por la justicia, por lo derechos de todo ser humano sea de la confesión que sea. La Iglesia (Comunidad de bautizados) no puede dejarse arrebatar, por ninguna ideología o corriente política, la bandera de la justicia, que es una de las primeras exigencias subrayadas por el Evangelio y el núcleo central de su actuar. El discurso sobre la justicia abre, consecuentemente, el discurso sobre los derechos. Derechos de todo ser humano, cuya dignidad, cuya libertad, deben ser tuteladas y definidas. Y derechos de todos los pueblos, cuya soberanía e independencia, en cuanto naciones, deben ser respetadas, aunque siempre dentro del circuito de la solidaridad con los otros pueblos que forman la comunidad internacional.

Seamos testigos de este Evangelio que no deja al margen a nadie.

Dios todopoderoso y eterno, que reúnes lo que esta disperso y conservas lo que has unido, mira con amor al pueblo de tu Hijo, para que, cuantos han recibido un mismo bautismo, vivan unidos por la misma fe y por el mismo amor.
Por Jesucristo nuestro Señor
Amén

Anuncio publicitario

Mensaje de Navidad del Coordinador

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios.
Él estaba en el principio junto a Dios.
Por medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho.
En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
Y la luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no lo recibió.
Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio d él.
No era él la luz, sino el que daba testimonio de la luz.
El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre, viniendo al mundo.
En el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de él, y el mundo no lo conoció.
Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron.
Pero a cuantos lo recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre.
Estos no han nacido de sangre, ni de deseo de carne,
ni de deseo de varón, sino que han nacido de Dios.
Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él y grita diciendo:
«Este es de quien dije: el que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo».
Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia.
Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad nos ha llegado por medio de Jesucristo.
A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.
Jn 1, 1-18

Queridas hermanas y hermanos:

En este tiempo santo de la Navidad celebramos el nacimiento del Niño Jesús. Con los ángeles le damos gloria a Dios. Con los pastores venimos a adorarle. Con los Magos, ofrecemos nuestros dones. Con todos nuestros antepasados ​​en la fe nos regocijamos en su nacimiento. Quiera Dios que el Advenimiento del Emmanuel en nuestros corazones, nos haga nacer en el Cristo-Jesús, participando íntegramente de este Misterio.
La Navidad es afinar el oído para Dios y permitirnos el silencio expectante dentro de nosotros mismos, adorando y contemplando su misterio en nuestros días. En ese silencio está Dios hablando. Es preciso pedirle hoy a Aquel que es hoy entre nosotros, que nazca sobre todo en nuestros corazones y que nos haga capaces de escucharle, de amarle y de permanecer dentro del mundo, sin ser del mundo.
Alegrémonos porque hoy la segunda persona de la Santísima Trinidad se ha hecho hombre, nacido de una Virgen en la humildad de una cueva, ha penetrado las entrañas de la creación, el Emmanuel, Dios con nosotros, se nos hace presente porque en Él encontramos el camino que conduce a la Plenitud de la Vida, Verdad de nuestra existencia. Un gran misterio se nos ha revelado, alegrémonos y llenémonos de alegría porque enraizados en la escatología de nuestra existencia, encontraremos el sentido de todas las cosas. A esto nos ha llevado la vivencia del Tiempo de Adviento, a comprender, no sin sorpresa, que las promesas de Dios se cumplen.

La Comunidad Apostólica Fronteras Abiertas os desea una muy feliz Navidad.

TODO ES GRACIA

(foto superior: La adoración de los Magos (Hans de Suabia, 1474), retablo mayor de la catedral católico romana de Zaragoza -España-)

Crónica del Encuentro de Oración

En Zaragoza, en el marco incomparable del Monasterio de la Resurrección, testigo de tantos momentos fundamentales de la historia de la Comunidad Apostólica Fronteras Abiertas, vivíamos nuestro ultimo Encuentro programado las comunidades que conformamos la CAFA.
De la mano de Isabel Pavón Vergara, llegada desde Málaga, para guiarnos desde un sencillo lema: La oración liberta. A buen padre pocas palabras bastan… Una introducción, cuatro reflexiones: Sal 139… Y así sabré que estas conmigo… Un consejo dado a cada uno por su nombre: …, Cuando camines por el desierto recuerda los momentos dulces que te da el Señor. ¡Un caramelico!. Ez 16, 4-14El día que naciste… y te miré… Jesús me ama y me adorna con sus dones… y un símbolo de una pequeña paloma para recordarnos una verdad tan esencial. Oración por la sorpresaAyúdanos como comunidad que te sigue, que camina junta, como puede, con sus saltos y tropiezos, a aprender a ver que los senderos que tienes para nosotros son infinitos en tu gracia y beneplácito… y así llegábamos a la ultima reflexión del día de la mano de 1 Cor 13, 15: la oración como espacio para el encuentro y, se cumplió. Ante un sencillo papelito, sacado inocentemente, en el al desenrollarlo aparecía un breve petición: Ruego a Dios por… y aquello se convirtió en un manantial de vida brotando de los corazones agradecidos por la presencia de Dios en nuestras vidas, de la Fe en nuestras Comunidades ¡estábamos de 4 confesiones cristianas! y nadie se sentía extraño.
Al día siguiente, domingo, no podía ser de otra forma: Cristo nos convocaba en el altar único, lejos de tradiciones y objeciones: una Palabra, un Pan y el mismo Vino. Sin mas presidencia que Cristo: Palabra y Sacramento. Tras la proclamación del Evangelio nuestro hermano Moisés rezo la formula de entrada en la CAFA, tomando así el relevo de nuestro hermano José en CAFA Toledo. Y ya se nos dio la ultima reflexión del Encuentro: una vez más con nuestro nombre: … Créelo. Eres sal. Y ello dio pie a compartir lo que el Espíritu Santo nos inspiraba. Y nos sentimos bendecidos…

Ha concluido la programación que la CAFA tenia programada para este año 2022. Vivencias que hemos intentado transmitirte de las crónicas y presentaciones desde este mismo blog. El 2023 nos traerá novedades, sin duda, Dios es siempre nuevo y todos los planes de Dios son bellos. Yo ya no estaré, toca nombrar nuevo Coordinador o Coordinadora que, sin duda, será lo que esta porción del Pueblo de Dios necesita para esa nueva etapa y dirigirá este blog.
Pide por la CAFA que viva la vocación que Dios le regalo.

TODO ES GRACIA