Pregón de Adviento

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y el oleaje, desfalleciendo los hombres por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues las potencias del cielo serán sacudidas.
Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y gloria.
Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación.
Tened cuidado de vosotros, no sea que se emboten vuestros corazones con juergas, borracheras y las inquietudes de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra.
Estad, pues, despiertos en todo tiempo, pidiendo que podáis escapar de todo lo que está por suceder y manteneros en pie ante el Hijo del hombre».

Lc 21, 25-28. 34-36

El Adviento es el mensaje:
el Señor vendrá,
el Reino aún no se ha realizado,
todavía tiene necesidad de nuestra paciencia,
de nuestra oración, de nuestras obras,
del testimonio de nuestra esperanza.
Pero, al mismo tiempo,
el Reino ya ha comenzado,
porque el Señor que viene, ya ha venido
y vive en medio nuestro,
porque vive con nosotros.

ORACIÓN

Empezamos el Adviento con un grito: “¡Ven, Señor, no tardes!». Ven a nuestras vidas doblegadas por el cansancio, por una fe indolente, por un amor escaso. Danos el coraje de dar cada día un paso firme cómo para encontrarnos contigo en Navidad. Desde el primer día, fortalecen los pilares de nuestra esperanza. ¡Ven! No pases de largo. Te necesitamos. El mundo te necesita.
Amén

Una respuesta a “Pregón de Adviento

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s